miércoles, 7 de enero de 2015

No tan Buenos Aires

No es el tango. Ni Gardel. Ni el obelisco. No es el 9 de julio. Ni el rosa de la famosa casa. No son las vocales arrastradas. No es la ciudad en blanco y negro de las milongas. Ni el color de un Caminito más de postal que de vieja pintura portuaria. No es el arrabal. No son los japoneses apabullados ante la joya gigante del hemisferio Sur. No es la evidencia. Es el otro Buenos Aires. El gris. El devastado. El imposible. El de las proporciones rectilíneas y sucias, heredadas de Manhattan. Amo tu fealdad más que tu belleza. Buenos Aires, decrépito y mutante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada